Día del Árbol Canario: Te presentamos varios nativos de Fuerteventura y muy difíciles de encontrar en la naturaleza

Jueves, 30 Noviembre, 2017

Recientemente celebramos el Día del Árbol Canario, que tiene lugar el último domingo de noviembre. Para conmemorarlo, nuestro Director Botánico, Stephan Scholz, nos presenta varios ejemplares nativos de nuestra isla pero, en su mayoría, muy escasos y difíciles de encontrar. Déjate sorprender por lo que nos cuenta sobre estas especies:

“En esta fecha tan relevante, no vamos a hablaros en esta sección de la enorme importancia de los árboles para los ecosistemas, para purificar el aire y producir oxígeno, o para la obtención de maderas, de frutas y de otros alimentos. Eso es de sobra conocido y reconocido. Tampoco vamos a mencionar los árboles cultivados en los jardines y campos de Fuerteventura, que con seguridad suman en total más de 150 especies provenientes de todas las partes del mundo.

Vamos a presentaros hoy los árboles nativos de Fuerteventura. Aún incluyendo los arbustos grandes, son bastante pocas las especies que se encuentran de forma natural en la isla.  Y salvo algunas excepciones, son plantas muy escasas, hasta el punto de que de algunas de ellas quedan ¡menos de 5 ejemplares en la naturaleza en Fuerteventura! Eso sí, ninguno de estos árboles es exclusivo de la isla majorera, por lo que suelen quedar individuos en otras islas o incluso fuera de Canarias.

Desde la Administración (Ayuntamientos y Cabildo de Fuerteventura) y desde el Jardín Botánico de Oasis Park Fuerteventura se trabaja desde hace tiempo en evitar que estas especies se extingan en nuestra isla. Es una labor apasionante para los que estamos en ello, pero larga y nada fácil. Resulta tedioso y a veces peligroso llegar hasta los últimos ejemplares, muchas veces éstos no producen semillas, la reproducción por esquejes es complicada… pero algo se ha logrado, y muchas de las especies están siendo cultivadas en la reserva de plantas autóctonas del Jardín Botánico de Oasis Park Fuerteventura.

Empezamos mencionando a tres de estas plantas, pero en las próximas semanas hablaremos de otras hasta presentaros alrededor de una docena de árboles nativos de la isla:

Tarajal canario (Tamarix canariensis)

La gente del campo de Fuerteventura no aprecia los tarajales porque salinizan la tierra. No pueden tenerse cerca de campos de cultivo. Es cierto, les gusta crecer en lugares donde hay agua salobre a cierta profundidad. La sal que toman con el agua es excretada por las hojas (imagen 1), donde por la mañana penden gotitas de agua salada y depositada en la superficie del suelo.

Pero hay que ver  también el lado positivo. La madera de tarajal es dura y sirve para un montón de cosas. Con ella se hacían cabos de herramientas, arados, yuntas, dinteles para puertas y ventanas y más cosas. Si  se encontraba un tronco recto (lo que es más bien raro), podía usarse incluso como viga en un techo. Aparte de eso, las tarajaledas de Fuerteventura son un hábitat preferido para algunas aves, como la tórtola común y sobre todo la curruca cabecinegra, y hay una rica y diversa fauna de insectos asociada al tarajal.

El tarajal canario no es una especie exclusiva de estas islas, sino que se encuentra también en la región Mediterránea occidental. Ha sido introducido en varios países, entre ellos los Estados Unidos, donde se comporta como planta invasora en los terrenos húmedos que bordean el golfo de México. Es uno de los pocos árboles nativos de Fuerteventura que no se encuentra en peligro de extinción, sino que en los últimos años incluso ha colonizado terrenos nuevos en algunos lugares y fortalecido sus poblaciones en otros, como en los alrededores de la presa de La Peñita.

Tarajal de Bove (Tamarix boveana)

Hace años se detectó un solo ejemplar de esta especie oeste-mediterránea en Fuerteventura. ¿Será plantado? Creemos que no, pues está lejos de cualquier zona habitada. Los tarajales (imagen 2) tienen semillas muy pequeñas, provistas de un mechón de pelos que les permiten ser transportadas por el viento a grandes distancias. ¿Habrá venido volando una semilla de Marruecos, donde el tarajal de Bove se encuentra presente? ¿Hay más ejemplares en algún recóndito lugar de Fuerteventura?

No podemos contestar a estas preguntas, pero sí explicar cómo se distingue el tarajal canario del tarajal de Bove. Las ramas y hojitas son bastante iguales, pero las inflorescencias no. Las del canario aparecen en las puntas de las ramas nuevas y son estrechas y ramificadas, mientras que las del tarajal de Bove salen en ramitas del año anterior y son más gruesas y no ramificadas. Además, las flores del tarajal canario tienen 5 pétalos y las del de Bove solo 4.

Palmera canaria (Phoenix canariensis)

Esta elegante palmera (imagen 3) se encontraba antiguamente solo en el archipiélago canario, pero ha sido plantada en casi todos los países de la región Mediterránea, en California, Florida, Sudáfrica, Australia y muchos más sitios. Es la embajadora vegetal de las islas Canarias en todo el mundo. Por supuesto es plantada también abundantemente en Canarias, aunque en los últimos años se han secado muchos ejemplares debido a una peligrosa infección por hongos patógenos a la que son propensos sobre todo los ejemplares regados con aguas residuales depuradas.

Sus frutos son pequeños y apenas tienen carne comparados con los sabrosos dátiles de la palmera datilera norteafricana. Solo sirven para dar de comer al ganado. Pero la palmera canaria tiene otras utilidades, que se aprovechan sobre todo en la isla de La Gomera. El tronco se usaba para vigas de casas de campo; hueco, servía de panal para las abejas. Con las hojas se hacen sombreros, esteras, cestas, portavasos y otros objetos. Pero el producto estrella de la palmera canaria es la miel de palma. Se obtiene mediante cocción a partir de la savia, llamada guarapo, que mana de la parte superior del tronco una vez quitadas buena parte de las hojas. Actualmente la miel de palma puede comprarse casi en cualquier supermercado. Las palmeras así usadas no mueren, pero hay que detener la obtención del guarapo después de unos meses. Después, la palmera se deja descansar y crecer unos años, hasta que puede volver a ser utilizada como guarapera”

¿Te ha parecido interesante? No te pierdas los siguientes artículos en los que te contaremos más secretos sobre árboles nativos como el Balo, el Acebuche canario, el Almácigo o el Peralillo de las Canarias Orientales.

Desde Oasis Park Fuerteventura queremos recordar que la conservación de los árboles es tarea de todos. ¡Únete a nuestro compromiso con la protección de la flora!