Historia

Nuestra andadura comenzó de la mano de la flora, sobre un vivero de plantas ornamentales originarias de diferentes rincones del mundo. Fuerteventura, hoy Reserva de la Biosfera, nos vio nacer en 1985, el mismo año que nos hubiera calificado de utópicos si hubiéramos imaginado en lo que nos convertiríamos. No se puede entender el caso majorero sin el turismo, y nuestra historia guarda relación con la situación actual. Los camellos y el primer Camel Safari de la isla, un recorrido desde el corazón del zoológico hasta el horizonte tras llegar a la cima, motivaron un reclamo turístico que se fue consolidando a través del tiempo. “Este pedazo de África sahárica lanzado en el Atlántico”, como describió Unamuno en su destierro, promovió nuestra especialización: la fauna de sabana. Ésta te sumerge en un singular y melancólico viaje por el tiempo manteniendo los pies en Oasis Park Fuerteventura.

La lucha por conseguir un importante volumen en flora y fauna nos ha exigido recrear un hábitat natural frente a las amenazas medioambientales del planeta. Un trabajo de conservación que se inició a medida que fuimos creciendo, desde las primeras criaturas exóticas que poblaron nuestro recinto (papagayos, canguros y primates), hasta los animales de gran tamaño con los que muchas veces soñamos (elefantes, jirafas, hipopótamos y leones marinos). La flora, que no ha dejado de ser un elemento protagónico, se ha convertido en una importante aliada de la fauna más maravillosa de Canarias.