Sea Lion Experience

Si el show te volvió loco, no imagines cómo se vive dentro del agua al lado de nuestros amigos, ¡experiméntalo tú mismo! Podrás ser el invitado especial de nuestros leones marinos durante 20 minutos, un periodo de tiempo en el que apreciarás su piel y aliento, pudiendo tocarles y sentirles fuera y dentro del agua. Ni los mejores anfitriones te harán sentir como en casa. La actividad comienza con una pequeña charla donde el equipo te enseña cómo acariciar y saludar a nuestras estrellas, quienes te acogerán con los brazos abiertos. No temas recibir el beso más fuerte que hayas sentido jamás, ¡será toda una experiencia!

No podemos mentirte, el tiempo pasará volando mientras Coco, o cualquier otra estrella, se esmera en enseñarte sus largos bigotes, ¡mírame! Con el primer chapuzón descubrirás que su cuerpo está perfectamente diseñado para realizar movimientos dentro y fuera del agua, aunque será en la piscina donde los participantes conocerán mejor a nuestros lobos marinos. No será un baño cualquiera, aquí te espera la experiencia más increíble que hayas vivido jamás a través de diferentes ejercicios acuáticos. Todo depende del cariño que deposites en estas interesantes criaturas, quienes devolverán tu sensibilidad girando a tu alrededor, haciéndote volar en el agua o mostrándote su mejor sonrisa en la siempre difícil despedida. 

A tu llegada, te esperamos con el peto de neopreno y un chaleco salvavidas, los cuales utilizarás después de someterte a una esterilización para preservar la entrada de gérmenes a la vivienda de nuestra familia. ¡Se mueren por conocerte!

Puedes realizar tu reserva el mismo día de tu visita a la hora de comprar tu entrada en la taquilla. No obstante, debido a la limitación de plazas recomendamos realizar la compra online con antelación.
La edad mínima para la interacción con Leones Marinos es de 7 años, los menores de 7 a 11 años deben ir acompañados de un adulto durante el desarrollo de la interacción, a partir de doce años no será necesaria la compañía de un adulto.
Es imprescindible saber nadar.